Psicología clínica

Alexitimia: la incapacidad para decir "te quiero"

¿Por qué algunas personas son incapaces de explicitar su amor?

Alexitimia: la incapacidad para decir "te quiero"

Imagen: Pixabay

Jonathan García-Allen Jonathan García-Allen Psicólogo y entrenador personal en Tarragona y Barcelona | Director de comunicación de Psicología y Mente

La Alexitimia es un desorden neurológico que provoca la incapacidad para poder controlar y reconocer las propias emociones y, en consecuencia, imposibilita la expresión emocional de la persona que sufre esta afectación.

¿Qué es la alexitimia?

No todos los individuos que sufren de alexitimia tienen el mismo grado de afectación, ya que según los expertos existen dos tipos: la alexitimia primaria, más grave y consecuencia de una lesión cerebral producida, por ejemplo, por la esclerosis múltiple o un ictus; y la alexitimia secundaria, debido a un trauma emocional sufrido o un mal aprendizaje emocional. 

Los síntomas de la alexitimia también pueden mostrarse en pacientes con parkinson, durante las primera etapa del desarrollo de la enfermedad, y en la mayoría de individuos que sufren autismo.

Las estadísticas indican que la alexitimia afecta al 8% de los hombres y al 1,8% de las mujeres. Además, el 30 % de las personas afectadas con alteraciones psicológicas y el 85% de las personas que sufren autismo padecen este desorden.

Historia y constructo

La alexitimia fue nombrada por primera como un constructo psicológico en 1972 por Peter E. Sifneos,y fue visto como un déficit de consciencia emocional. Los estudios señalan que esta patología tiene dos dimensiones: una cognitiva, cuando la persona tiene problemas para identificar, interpretar y verbalizar los sentimientos y emociones; y una dimensión afectiva, cuando existen dificultades para reaccionar, expresar, sentir e imaginar emocionalmente (es decir, tener experiencias emocionales).

Como ya se ha mencionado, la alexitimia se asocia a varios trastornos psicológicos, como el autismo, la depresión o la esquizofrenia. La coexistencia con otras patologías psicológicas complica la recuperación del paciente.

Síntomas

Respecto a la Alexitimia, es importante saber que no aparece en el DMS (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales). De todos modos, puede definirse por las siguientes características psicológicas, cognitivas y conductuales:

  • Dificultad para verbalizar emociones, reconocerlas y utilizarlas como señales internas.
  • Dificultad para localizar las sensaciones del propio cuerpo.
  • Tendencia a utilizar la acción como estrategia de afrontamiento ante situaciones conflictivas.
  • Pensamiento concrecretista, desprovisto de símbolos y abstracciones.
  • Rigidez en la comunicación preverbal, con escasa mímica y pocos movimientos corporales.

Tipos de alexitimia

Los investigadores y expertos en esta patología, diferencian dos tipos de alexitimia:

Alexitimia primaria

Tiene un origen biológico, ya que los neurólogos afirman que existe un déficit neurológico que interfiere en la comunicación entre el sistema límbico (gestiona las emociones) y el neocórtex (nuestro cerebro racional), o bien, existe una deficiencia en la comunicación entre el hemisferio izquierdo (se encarga de la producción del lenguaje) y el derecho (regula las emociones).

Este tipo de alexitimia puede tener un origen hereditario (con un inicio en la infancia) o puede deberse a alguna enfermedad neurológica: esclerosis múltiple, ictus, parkinson, etc.

Alexitimia secundaria

Este tipo de alexitimia surge debido a alguna experiencia traumática que puede haber sufrido un individuo, tanto en la infancia como en la edad adulta. Sus síntomas pueden explicarse como parte del Trastorno por Estrés Postraumático (TEP) en víctimas de secuestros, violaciones o conflictos bélicos. Pero la alexitimia secundaria también puede ser causada por un trastorno depresivo, adicción a sustancias, trastornos de alimentación (anorexia o bulimia) o una mala educación emocional.

Tratamiento y terapia

El inicio del tratamiento del paciente con alexitimia requiere de su propia motivación o la de alguien cercano. Si no existe esa primera petición (del sujeto o de alguna familiar o amigo), difícilmente podrá concretarse el tratamiento. Respecto a esto, raras veces es el paciente el que busca ayuda debido al desconocimiento o a escasa conciencia del problema.

El apoyo familiar es necesario para este tipo de pacientes, ya que el tratamiento será efectivo si se trabaja desde tres fuente: la aplicación de los fármacos adecuados (en caso de la alexitimia primaria), la psicoterapia y una estrategia de vida planificada. En esta última fuente, es especialmente importante el apoyo de los familiares.

Respecto a la psicoterapia, se debe distinguir entre la alexitimia primaria y secundaria, ya que las terapias orientadas al autoconocimiento y a la gestión emocional, es probable que solo funcionen con pacientes con alexitimia secundaria.

Referencias bibliográficas:

  • Rieffe, C., Villanueva, L., Adrián, J.E. y Górriz, A.B. (2009). Quejas somáticas, estados de ánimo y conciencia emocional en adolescentes. Psicothema, 21 (3), 459- 464
  • Swiller, H.I. (1988). Alexithymia: treatment utilizing combined individual and group psychotherapy. International Journal of Group Psychotherapy, 38 (1), 47-61.
Jonathan García-Allen Jonathan García-Allen Psicólogo y entrenador personal en Tarragona y Barcelona | Director de comunicación de Psicología y Mente

Jonathan García-Allen (Reus, 1983) es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialidad en Psicología de las organizaciones. También ha cursado varios posgrados, entre los que destacan el de Gestión de Recursos Humanos por la Universitat Rovira i Virgili, el postgrado en Psicología del Deporte por la UNED y el de Mindfulness por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Coaching por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Es fundador y director de comunicación de la web Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología y las neurociencias. También es autor del libro de divulgación científica «Psicológicamente hablando: un recorrido por las maravillas de la mente», publicado por Ediciones Paidós.