Biografías

Steven Pinker: biografía, teoría y aportaciones principales

Es uno de los psicólogos más famosos por sus teorías sobre la violencia y del uso del lenguaje.

Steven Pinker: biografía, teoría y aportaciones principales
Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Steven Pinker es un lingüista, psicólogo y escritor conocido principalmente por su papel en la difusión de distintas ideas relacionadas con la psicología evolucionista, con la comunicación, con la percepción y la cognición visuales y con la teoría computacional de la mente, así como por sus propias teorías sobre el desarrollo del lenguaje y el declive de la violencia.

En este artículo analizaremos la teoría y las aportaciones de Steven Pinker, centrándonos en sus perspectivas sobre la comunicación, la naturaleza humana y el declive de la violencia. Para comenzar haremos un breve repaso a su biografía y a su trayectoria profesional.

Biografía de Steven Pinker

Steven Pinker nació en Montreal en el año 1954 en el seno de una familia judía que había emigrado a Canadá desde Polonia y la actual Moldavia. Se doctoró en Psicología Experimental en la Universidad de Harvard en 1979; su tutor fue Stephen Kosslyn, autor destacado en los ámbitos de la psicología y la neurociencia cognitivas.

Posteriormente fue investigador y profesor en la Universidad de Stanford y en el Instituto Tecnológico de Massachussets, frecuentemente conocido como “MIT”. Entre 1994 y 1999 fue codirector del Centro de Neurociencia Cognitiva en esta reputada institución.

En la actualidad Pinker es profesor de psicología en la Universidad de Harvard y continúa su labor como teórico, investigador, escritor y comunicador científico. También es una figura relevante en la prensa y participa con frecuencia en conferencias y debates sobre diversos temas relacionados con la ciencia y con el ser humano en general.

Aportaciones, publicaciones y méritos

Pinker ha llevado a cabo numerosas publicaciones e investigaciones sobre la percepción visual, la psicolingüística y las relaciones interpersonales que han sido premiadas por instituciones muy destacadas, entre ellas la National Academy of Sciences, la American Psychological Association y la Cognitive Neuroscience Society.

Además ha escrito 14 libros en torno a estos temas y a la naturaleza humana en general, con énfasis en las perspectivas cognitiva y evolucionista. Los más celebrados son “El instinto del lenguaje: cómo crea el lenguaje la mente”, “Cómo funciona la mente”, “La tabla rasa: La negación moderna de la naturaleza humana” y “El declive de la violencia y sus implicaciones”.

Teorías de la comunicación y el ser humano

Al inicio de su carrera profesional Pinker llevó a cabo investigaciones sobre el desarrollo y las características del lenguaje en niños. Sus resultados le llevaron a dar apoyo públicamente a la teoría de Noam Chomsky, que afirma que los seres humanos tenemos capacidades cerebrales innatas que permiten la comprensión del lenguaje.

La metodología de Pinker en esta época se basaba en estudiar el comportamiento de las personas y retroceder en la evolución filogenética para poder explicar el desarrollo de las funciones cerebrales. Utilizando este método elaboró hipótesis sobre el lenguaje y otros fenómenos, como la visión tridimensional y el razonamiento lógico.

Según Pinker, la capacidad innata de los seres humanos para el lenguaje depende fundamentalmente de dos procesos cognitivos: la memorización de palabras y su manipulación mediante reglas gramaticales, igualmente aprendidas. Estos planteamientos de corte biologicista han recibido críticas centradas en aspectos morales o filosóficos.

Este autor defiende de modo general la idea de que los genes determinan una proporción significativa del comportamiento humano. Aunque ha afirmado que se identifica con el feminismo de carácter igualitario, ha sido criticado por sus aserciones sobre la existencia de diferencias biológicas entre personas de distintas etnias, así como entre hombres y mujeres.

El declive de la violencia

En su popular libro “El declive de la violencia y sus implicaciones” Pinker plantea que, desde un punto de vista proporcional e histórico, la frecuencia de los comportamientos violentos ha tendido a disminuir a nivel mundial, especialmente en los dos últimos siglos. En esta obra explora la percepción generalizada de que la violencia se ha vuelto más presente en la actualidad.

Según Pinker, el declive de la violencia se inició con el auge de los estados, caracterizados por la obtención del monopolio de los comportamientos de este tipo, mientras que eran castigados en la mayor parte de los individuos mediante el uso de la ley. Esto habría permitido que un gran número de personas convivieran con un menor riesgo de asesinato.

Posteriormente factores como la expansión del comercio, la revolución humanitaria asociada al movimiento de la Ilustración, el aumento del cosmopolitanismo o el rechazo de la esclavitud contribuyeron aún más a la disminución en el número relativo de conductas violentas.

Pinker sugiere que la experiencia de las dos Guerras Mundiales fue fundamental en el declive de la violencia que se dio durante el siglo XX. También cita como variables relevantes la globalización, los movimientos por los derechos de las minorías y de los animales no humanos, así como una supuesta disminución del peso de las ideologías.

Este autor atribuye la percepción común de que la violencia es cada vez más frecuente al sesgo de confirmación y afirma que hemos entrado en la época que llama “la Larga Paz”. Diversos autores han criticado estas ideas argumentando que potencian la falta de preocupación por la violencia y los conflictos bélicos e interpretan de forma reduccionista los datos numéricos.

Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, mención en Psicología Clínica.