Biografías

Friedrich Nietzsche: biografía de un filósofo vitalista

Este genial filósofo cargó contra el papel moralizante de la religión y defendió el vitalismo.

Friedrich Nietzsche: biografía de un filósofo vitalista
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

La genealogía de la moral, Más allá del bien y del mal, Así habló Zaratustra... Estos títulos son ampliamente conocidos a nivel mundial debido a su profunda crítica a la moral y filosofía de su época y en su importancia en el desarrollo del pensamiento filosófico de los siglos XIX y XX. Se trata de obras de Friedrich Nietzsche, filósofo de origen prusiano del que en este artículo hacemos una breve biografía.

Biografía de Friedrich Nietzsche

Friedrich Nietzsche nació el 15 de octubre de 1844 en Röcken, localidad por aquel entonces prusiana que forma parte de Alemania en la actualidad, siendo el primogénito de tres hermanos.

Hijo del pastor luterano Carl Ludwig Nietzsche y de Franziska Oehler, sus primeros años pasaron en un ambiente religioso. Sin embargo, cuando tenía cuatro años de edad su padre fallecería debido a una enfermedad neurológica. A esta pérdida se le unió la de su hermano poco después. Tras estas muertes la familia compuesta por Nietzsche, su madre su hermana hermanas se trasladaron a vivir con su abuela y tías en Naumburgo, siendo protegidos del magistrado Bemhard Dächsel. Lo que ocurrió después fue una trayectoria vital que generó una de las mentes más brillantes de su época.

Educación

La educación del famoso filósofo comenzó en la escuela pública. La escolarización del joven no fue fácil, ya que ya desde pequeño Nietzsche padecería diversos problemas de salud, entre ellas cefaleas y problemas de visión. Ello, unido a su carácter serio, lo hacía a menudo objeto de mofa entre los estudiantes. A pesar de todo, Nietzsche manifestaba una gran habilidad para las letras, lo que terminaría causando que fuera admitido en la prestigiosa escuela Schulpforta. En ella recibiría instrucción en el mundo de la literatura, realizando diversos ensayos poéticos.

En 1864 comenzaría la carrera de Teología en la Universidad de Bonn, pero poco menos de un semestre después abandonaría esos estudios para iniciar los de Filología, que continuaría en Leipzig. Durante sus estudios se inspiró en Lange y Schopenhauer, inspiración que terminarían llevando al joven a interesarse por la reflexión filosófica. Tras un breve paso por el servicio militar que terminaría debido a una caída de un caballo, volvería a sus estudios y los terminaría en 1869.

La universidad de Basilea, en Suiza, le ofreció ejercer como profesor de filología incluso antes de terminar la carrera, una oferta que aceptó. Tras su traslado renunció a la ciudadanía alemana. Posteriormente volvería a servir en el ejército prusiano, como camillero, una experiencia en la que contrajo enfermedades como la difteria que complicaron su estado de salud.

Primeras publicaciones y inicios de su postura filosófica

Nietzsche publicaría sus primeros libros posteriormente, recibiendo duras críticas por parte de diversas personalidades de la época. Durante esos años, Otto von Bismarck terminaría por unir al que se denominaría imperio alemán, cuyo desarrollo cultural sería posteriormente sería criticado por Nietzsche. En esta época haría una amistad convulsa con Wagner, la cual finalmente se rompería.

Es en esta época en la que empieza a realizar una crítica al racionalismo imperante y una defensa a los instintos y emociones, haciendo apología del innatismo y lo instintivo. Su crítica se centra en la cultura de la razón, estática y decadente, que se opone a los impulsos biológicos. 

En base a ello también aparecen la crítica a la moral y la religión (centrándose concretamente en la visión judeo-cristiana y especialmente en la Iglesia), con unos valores que suponían que la población se sometiera y se viera esclavizada conforme con lo que los débiles (aquellos esclavos que no tienen dominio de su vida y no siguen su fuerza e instintos) dictaran en base debido a la identificación de dichos valores con la bondad. Surgiría la idea de la necesidad de generar nuevos valores en los que se tuviesen en cuenta los imperativos biológicos, una idea que acabaría generando el concepto de superhombre.

Empeoramiento de salud y su etapa más prolija

La salud de Nietzsche, aquejado de diversas enfermedades (entre las cuales se especula se encontraba la sífilis), empeoraría con el tiempo. Por ello se vio obligado a abandonar su puesto como docente en Basilea.

Debido a sus problemas de salud Nietzsche viajaría con frecuencia a diferentes ciudades con un clima más benigno, a pesar de retornar a su hogar de vez en cuando a visitar a su familia. se trata de su época más prolija en lo que se refiere a publicaciones y pensamiento filosófico. Se enamoró de Lou Andreas-Salomé y le propuso matrimonio, pero fue rechazado.

Ello, junto a la pérdida de relaciones con antiguos amigos como Wagner, le conduciría a un aislamiento cada vez más profundo. Es en esta época en la que escribió “Así habló Zaratustra”, y “Más allá del bien y del mal” una de sus obras más conocidas. Sin embargo, sus publicaciones nunca tuvieron gran aceptación por parte de la sociedad.

Su hermana se casaría con un conocido escritor llamado Bernhard Förster y viajaría con él a Paraguay, siendo la ideología y el antisemitismo de éste motivo de repulsa para Nietzsche. En 1887 publicó La Genealogía de la moral, estando cada vez peor de salud. Sin embargo, sus escritos empezaron a tener cada vez mayor éxito e interés por parte de la población general.

Internamiento y muerte

En el 89, a los cuarenta y cuatro años de edad el conocido autor sufrió un colapso, tras el cual tuvo que retirarse. Fue ingresado en un manicomio de Basilea con síntomas que hoy en día hacen pensar en una demencia, posiblemente derivada de la sífilis, o un posible tumor cerebral. Su secretario Gast y su amigo Overbeck (conocido y amigo desde la época en Basilea), decidieron publicar sus obras “El Anticristo” y “Ecce Homo”.

Nietzsche sería posteriormente llevado por su madre a una clínica en Naumburgo y posteriormente a su hogar en 1890. Tras morir esta se trasladó con su hermana, la cual había vuelto tras quedarse viuda, a Weimar. Allí falleció el 25 de agosto de 1900 debido a una neumonía.

El legado de Nietzsche

El legado que Nietzsche ha dejado es de incalculable valor y ha tenido gran influencia en el mundo. Aspectos como el nihilismo o decadencia del pensamiento occidental y la filosofía clásica y racional, la evitación de los deseos e impulsos dionisíacos y el seguimiento de la moral de los esclavos, la crítica a la religión como instrumento de control que hace a la población ser esclava y sumisa debido a la identificación de estos rasgos y del sufrimiento como lo bueno son elementos que, aunque pueden resultar controvertidos y difíciles de interpretar, han despertado el interés de numerosos pensadores y han inspirado grandes obras y reinterpretaciones sociales y políticas. 

Un ejemplo de ello lo podemos ver en Sigmund Freud, cuyas obras se han visto influidas por la crítica a la racionalidad y la defensa de las fuerzas instintivas e innatas.

Desgraciadamente, también han existido interpretaciones de sus obras con propósitos y consecuencias menos benignas. La crítica social, la defensa del individualismo y de la identidad, la ideología y el concepto de superhombre serían tergiversados y reinterpretado por diversas figuras que terminarían por utilizarlo como base para algunas de las actuaciones y las bases del nazismo. 

Etiquetas: Filosofía, Biografía
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.