Biografías

Franz Joseph Gall: biografía del creador de la frenología

Gall impulsó la frenología, una pseudociencia que relacionaba la forma del cráneo y la personalidad.

Franz Joseph Gall: biografía del creador de la frenología
Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Franz Joseph Gall fue el creador de la frenología, una disciplina pseudocientífica que relacionaba el comportamiento y la personalidad de los individuos con la morfología de las distintas áreas de su cerebro, y en consecuencia también del cráneo. A pesar de la falta de solidez de sus hipótesis, Gall es una figura clave en la historia del estudio anatómico del cerebro.

En este artículo haremos un repaso de la biografía, la obra y las aportaciones de Gall. Nos centraremos en los aspectos más relevantes en torno a la frenología, término al que el propio Gall se oponía al considerar que alejaba sus propuestas de los ámbitos de la anatomía y la fisiología.

Biografía de Franz Joseph Gall

Franz Joseph Gall nació en Tiefenbronn, Alemania en el año 1758. Sus padres eran nobles de origen lombardo y católicos fervientes; Gall era el segundo de sus doce hijos, por lo que procuraron que se convirtiera en sacerdote. No obstante, le interesaban más el comportamiento y la anatomía humanas que la religión, por lo que estudió medicina en Estrasburgo.

Gall se mudó a Viena, Austria para finalizar sus estudios. Allí fue alumno de dos personalidades de la medicina del siglo XVIII: Maximilian Stoll y Johann Hermann. Se especializó en neuroanatomía, si bien prestó una mayor atención al cerebro que al resto del sistema nervioso.

Su primer trabajo fue en un manicomio, donde llevaba a cabo observaciones sobre las personas internadas. Poco después abrió su propia clínica, también en la ciudad de Viena, y empezó a obtener fama gracias a sus escritos y a sus conferencias; esto llevó a que se le ofreciera el cargo de médico jefe de la corte austriaca, que Gall rechazó.

En 1796 Gall comenzó a dar charlas en torno a su hipótesis de que el tamaño y la forma de las distintas áreas del cerebro se pueden determinar inspeccionando el cráneo, y que esta información revela la personalidad y las aptitudes intelectuales. Su colaborador Johann Gaspar Spurzheim dio a la disciplina el nombre de “frenología”, aunque Gall la consideraba neuroanatomía.

Después de trabajar en Viena, Gall ejerció también en Berlín y en París; murió en Montrouge, cerca de la capital francesa, en 1828. Las dos obras fundamentales de Gall llevan por título “Las funciones del cerebro y de cada una de sus partes” y “Anatomía y fisiología del sistema nervioso en general y del cerebro en particular”.

¿En qué consistía la frenología?

A grandes rasgos, Franz Joseph Gall afirmaba que a cada área cerebral le corresponde una determinada función mental, y que se puede estudiar la asociación entre anatomía y comportamiento a través del análisis de la forma de la parte del cráneo que cubre unas u otras regiones del cerebro.

De forma más particular, el método de Gall y sus seguidores consistía en examinar las irregularidades, las protuberancias y las hendiduras de la parte externa del cráneo utilizando sus dedos, además de instrumentos como cintas métricas y el célebre craneómetro, un calibrador creado específicamente para evaluar la morfología del cráneo.

La frenología fue popular durante la primera mitad del siglo XIX. Las ideas de Gall se expandieron por Europa desde su núcleo en Edimburgo, y desde el viejo continente llegaron a América y a África al coincidir en el tiempo con la colonización y la conquista de estos territorios por parte de los países europeos.

No obstante, y a pesar de que Gall inspiró a un gran número de discípulos y de teóricos y de que sigue influyendo de forma puntual determinados planteamientos en la actualidad, la fuerte oposición de la comunidad científica a la frenología hizo que esta pseudociencia quedara desacreditada unos 40 años después de que Gall empezara a propagar sus hipótesis.

El legado de Franz Joseph Gall

Si bien es innegable que ciertas áreas del cerebro son determinantes en algunos procesos mentales, como sucede con el hipocampo y la consolidación de recuerdos o con la amígdala y el aprendizaje emocional, hoy en día los planteamientos similares a los de Gall son vistos por norma general como reduccionistas y erróneos desde la base.

No obstante, la frenología de Gall constituyó un paso importante en el desarrollo de la neuroanatomía porque solidificó la idea de la localización de funciones mentales en áreas concretas del cerebro. Descubrimientos como los de Broca y Wernicke sobre las regiones cerebrales asociadas al lenguaje siguieron de forma aproximada la línea de investigación de Gall.

En la actualidad las explicaciones neuropsicológicas de carácter localizacionista han perdido vigencia a causa del aumento del conocimiento en torno al funcionamiento real de las vías cerebrales y del auge de la perspectiva de las redes neurales, tanto en la neuroanatomía como en la psicología de corte cognitivista.

Por otra parte, el trabajo neuroanatómico de Gall favoreció el progreso de las técnicas de disección debido a que contribuyó a la popularización del método de separar las fibras del cerebro una a una en lugar de cortar porciones de tejido de forma arbitraria. También inspiró las inquietantes hipótesis de Cesare Lombroso sobre la influencia de la anatomía en la criminalidad.

Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, mención en Psicología Clínica.