Abu Walid Muhammad ibn Rusd, más conocido como Averroes en el mundo occidental, fue un filósofo, pensador, médico y jurista hispanoárabe que es considerado uno de los filósofos más importantes tanto para el mundo musulmán como para Europa, ya que tradujo cientos de obras de Aristóteles y jamás cesó en sus estudios y reflexiones.

A continuación daremos un repaso breve a la biografía de Averroes, con los principales eventos de su vida y obra.

Pequeña biografía de Averroes

Nacido en Córdoba cuando esta estaba bajo dominio islámico (1126 - 1198), Averroes provenía de una familia de intelectuales juristas, cuya especialidad era la consultoría. Su padre Abu Al Qasim Ahmad, fue cadí de Córdoba en la época de Al-Ándalus, periodo en que los musulmanes dominaron Hispania durante la Edad Media durante alrededor de unos 800 años.

El pensamiento de Averroes como filósofo

Siguiendo la tradición familiar, Averroes finalizó sus estudios en derecho, se especializó y profundizó en la interpretación de las leyes, sus razones de ser y sus objetivos. Desde muy joven despuntaba en su manera de enfocar la jurisprudencia. Su fama la alcanzó con sus dos grandes obras: Punto de partida del jurista supremo y La llegada del jurista medio.

Este filósofo musulmán era llamado conocía como “el comentador”, “el consultor” por parte de Occidente, y es que sus principales logros resultan de tres obras denominadas Los Comentarios de Aristóteles, dividido en tres partes con el Comentario Mayor, el Comentario Medio y el Comentario Menor, siendo en éste orden de más a menos en términos de extensión analítica.

Ciencia y religión, en convergencia

Al contrario de lo que se puede llegar a imaginar sobre cómo puede influir la religión en el ámbito empírico, Averroes quiso hacer confluir la teología con la filosofía. Para empezar, en vez de confrontar a las tres religiones monoteístas, más bien reconocía la importancia de las tres.

Para Averroes los libros sagrados de la Torá, la Biblia y el Corán tienen el mismo fondo y objetivo, que es dar una explicación lógica a la existencia de la vida. Por otra parte, sabedor de la controversia que existe al interpretar los escritos, llegó a aseverar que sólo especialistas filósofos y pensadores deberían estar autorizados a descodificar el Corán.

Asimismo, el filósofo hispanoárabe relacionó ambos tipos de conocimientos señalando que eran indispensables el uno del otro para poder entender el sentido de la vida. Justifica la existencia divina (Dios supremo) para dar orden, coherencia y estabilidad al mundo de la psiqué; ese mundo de la mente humana que es el de los sentidos y la imaginación, por ende no objetivo, según Averroes.

Obra y trascendencia

A pesar de todas sus influencias a nivel filosófico-jurídico, el trabajo más destacado y laureado de Averroes tiene que ver con la medicina. Y es que como médico, el autor escribió Kulliyat, libro científico que hablaba de las generalidades de la medicina. Muchos criticaron su aportación en la ciencia, pero el mismo Corán aboga por “buscar la ciencia desde la cuna hasta la sepultura”.

La profesión de médico por aquél entonces era uno de lo más reconocidos logros para un sabio. Se tenía que superar un exámen de elevada dificultad intelectual bajo los conocimientos de Hipócrates, así como su juramento. Además, lo que ensalza la figura de Averroes como médico, es que para ejercer como tal, no sólo se requerían conocimientos y aptitudes técnicas. Se tenía que demostrar moralidad, ética y sentido de la justicia.

“Al-Kulliyat”, génesis de la Medicina moderna

El libro Al-Kulliyat, generalidades sobre la Medicina, escrito en siete sorprendentes volúmenes, se escribió partiendo de la idea de que, como diría Averroes: “lo visible puede hacer atisbar lo invisible”. De este modo, Ibn Rusd volvía a sorprender a sus contemporáneos, evitando las preconcepciones e intuiciones en sus estudios científicos.

Para Averroes la Medicina era un arte, y el médico el pincel para llevara a cabo. Una especialidad que tenía como objetivo la conservación de la salud y la cura de sus enfermedades. Basado en tres pilares fundamentales (principios, elementos y sus causas), la doctrina de Al-Kulliyat se presenta de la siguiente manera:

Volumen 1. Anatomía

Conocimiento de las partes del cuerpo humano, describiendo las partes que se pueden percibir.

Volumen 2. Fisiología

Trata sobre el funcionamiento orgánico y mecánico del cuerpo humano de cada uno de los componentes que lo forman. Describe así lo que se conoce hoy en día el “estado de la salud”

Volumen 3. Patologías

Descripción y explicación de las causas de las enfermedades.

Volumen 4. Semiótica

Estudio y análisis de los síntomas y síndromes

Volumen 5. Terapéutica

La técnica de la curación, aportando recetas dietéticas y de fármacos naturales.

Volumen 6. Higiene

Recomendaciones y guía de técnicas higiénicas para el mantenimiento de la salud.

Volúmen 7. Medicación

Descripción exhaustiva de los distintos medicamentos y soluciones para todo tipo de enfermedades.